Lifestyle

Balance de 2018

06 enero


Y en el reloj de antaño como de año en año, 
cinco minutos más de la cuenta atrás
hacemos el balance de lo bueno y malo
cinco minutos antes de la cuenta atrás... 

Aunque me considero un poco Grinch con la Navidad, la verdad es que no puedo evitar hacer un balance de cómo ha sido el 2018 y pensar en cómo me gustaría que fuese el 2019. 

Las más veteranas seguro que recordaréis los Instamoments, unos posts en los que repasaba el año según las fotos de Instagram -cuando mi Instagram era bastante más personal que ahora- y los Today, aquella iniciativa en la que poníamos una serie de propósitos y, a final de año revisábamos cómo habían ido durante todo el año. 

Pero este año he decidido pasar un poquito de iniciativas y sentarme aquí, café en mano, a repasar el 2018 con vosotras, ¿me acompañáis? 


Empecé el año con una escapada a Madrid con Eva, una de mis mejores amigas para ver Harry Potter The Exhibition. Fue un fin de semana de chicas, en el que entre la exposición y las compras no paramos ni un momento. Pero también fue nuestro primer viaje juntas y lo disfrutamos como niñas pequeñas.


En 2018 fui a mi primer concierto. Sí, a mis 27 años. Había estado en más conciertos de los que organizan en las fiestas de mi ciudad pero nunca en una sala. La escogida fue Bely Basarte y, no solo fui a su concierto sino que unos días antes pude hacerme una foto con ella.


Aunque esto no forma parte del balance de 2018, hago un pequeño kit-kat para contaros que ayer terminé You, mi primera serie de este 2019 y... ¡madre mía! Más allá de que la serie me ha gustado bastante -ya os hablaré más de ella en el próximo post de series-, me ha hecho reflexionar sobre la información que hacemos pública y los riesgos que supone, así que, aunque quiero compartir con vosotras aspectos personales -al final a todas nos gusta saber cosas de la persona que hay tras la pantalla, más allá de el labial que usa o la crema facial que más le gusta-, espero que no os importe que en algunos no entre demasiado en detalles. ;)

Dicho esto, seguimos: trabajo. En el aspecto profesional ha habido cambios que me están suponiendo un reto bastante importante -y no del todo positivo-, pero sigo teniendo estabilidad laboral. Y eso es bien. 

Uno de los cambios más notables ha sido que desde Noviembre de este año ¡he vuelto a estudiar! Estoy haciendo un Máster en Posicionamiento Web Avanzado. Esto es algo que, unido al horario laboral, me quita bastante tiempo en mi día a día. Intento organizarme lo mejor que puedo para llegar a todo pero muchas veces no me da la vida -y aunque me de rabia onlyness, al ser mi hobby, es quien nota las consecuencias-.

Me he reenamorado de mi ciudad. Hace años, cuando empecé con los Photo Diaries tenía claro que en algún momento quería hacer uno de Zaragoza, pero nunca encontraba el momento hasta que un día, comentándolo con unos amigos decidimos juntarnos un fin de semana y marcarnos un tour por nuestra propia ciudad para descubrir sus encantos.


Este 2018 ha habido algún jarro de agua fría que me ha hecho reordenar prioridades. Me he dado cuenta de que durante los últimos años he desperdiciado demasiado tiempo en prioridades de otros y en personas que no lo merecían. Tiempo que podía haber aprovechado en cosas importantes para mí y personas que… ojalá fuesen eternas.   

Si hace 10 años me hubieran dicho esto seguro que no me lo habría creído, pero este 2018 me he dado cuenta de que soy más independiente de lo que pensaba. He aprendido que me gusta estar sola y que si quiero estarlo, no hay nada de malo en ello. Me gusta descansar. Desconectar. Estar un fin de semana -o  gran parte de él- en casa, viendo una serie, una película… sin pensar en nada más, sin hacer nada más.


  

A principios de año, cuando estaba pensando en cambiar de look y volver a mi melena cortita conocí la asociación mechones solidarios y decidí que lo iba a hacer. Iba a donar mi pelo. Así que deje crecer mi melena todo lo que pude y en Agosto cuando ya había alcanzado los 30 centímetros necesarios busque una peluquería y cambie de look y os garantizo que más allá del look, la sensación de que estáis ayudando a otros es increíble. De verdad, si os lo estáis pensando, ¡hacedlo!

2018 ha sido el año de las primeras veces. Si ya os contaba más arriba que fui a mi primer concierto... también ¡me bañé en el mar por primera vez! Pensaba que ningún viaje podría superar las vacaciones en París de hace dos años, o las de Italia del año pasado… pero Comillas, me dejó sin palabras. Las vacaciones de este año han sido diferentes y sanadoras. No han sido tan turísticas como otras pero me han ayudado a distanciarme de todo, tomar perspectiva y aprender a disfrutar de las pequeñas cosas.


Sin duda, este 2018 también ha sido el año de onlyness.es. Aunque este no ha sido el año que más ha crecido el blog, si que ha sido el año que más ha crecido Instagram. Eventos de moda como Aguja goyesca o el taller de colorimetría, de maquillaje como el taller de maquillaje con dior o eventos blogger como el Café Clandestino o el Desayuno Blogger -con el que comenzó todo- me han permitido conocer y desvirtualizar a chicas de Zaragoza que comparten mi pasión por la moda y el maquillaje y han hecho que siga teniendo la misma ilusión que el primer día por crear contenido y compartirlo con todas vosotras.

 

Me ha costado muchísimo, pero he aprendido que tengo que empezar a cuidarme. Siempre he llevado muy mal el tema ir al médico, nivel que si no me estoy muriendo o me he intentado automedicar yo misma antes sin éxito, no voy. En mi defensa diré que parte de la culpa es de los médicos que me han tratado hasta ahora, porque oye, si voy poco y cuando voy, no me toman en serio, pueees… voy menos aún.

Querido 2019...


El tema de los propósitos siempre ha sido mi asignatura pendiente. Nunca me ha gustado poner propósitos de año nuevo porque llega un punto en el que me agobian y dejo de verlos como metas que quiero conseguir para pasar a verlos como obligaciones que tengo que hacer.

Por eso, este año he decidido pasar de los propósitos y centrarme en mantener tres objetivos que ya comencé en 2018 y que creo que pueden ayudarme a ser un poquito más feliz durante este 2019:

Mantener las prioridades que fije el año pasado: Puede que este punto ya os ha sonado raro en el balance y probablemente ahora os suene más raro aún como objetivo de 2019 pero… quiero dedicar tiempo a mi familia, mi pareja, mis amigos y a hacer lo que me gusta.

Encontrarme a mí misma: La segunda mitad de 2018 trajo algunos cambios a los que todavía estoy adaptándome y al 2019 le intuyo más cambios todavía por lo que mi objetivo es adaptarme y encontrarme entre estos cambios. De hecho, me gustaría terminar el año sabiendo responder a la pregunta: Qué quiero hacer con mi vida.

Cuidarme más: La mezcla entre falta de tiempo, estrés, y el poco cariño que les tengo a los médicos hace que descuide mi salud más de lo que debería. ¿Sabéis esas típicas revisiones anuales que todos deberíamos hacernos? Pues no queréis saber cuántas de esas he acumulado. Hasta este año.

Y vosotras, ¿Qué objetivos os habéis puesto para este 2019? 

Vanessa.

También te puede interesar...

1 comentarios

  1. Oooh, me ha encantado tu balance (sobre todo empezándolo con esa canción jajaja). Como "hija del Mediterráneo" me choca leer a gente que nunca se ha bañado en el mar, es como... "¡pero eso es imposible!". Me alegra leerte tan contenta contigo misma y con tus decisiones, y tus propósitos son todo un reto. Espero leer el balance de 2019 con un "ya sé lo que quiero hacer" y "me he priorizado A SACO PACO". ¡Que tengas un buenísimo año! ¡Besos!

    ResponderEliminar

¡Gracias por vuestros comentarios! ❤
Con cada uno de ellos me sacáis una sonrisa y me dais un empujoncito más para seguir por aquí cada día.

Like us on Facebook